Skip to main content

Full text of "La Ilustración Guatemalteca"

See other formats


REVJSUQuiNCCN»! 



Vol. I. 



1 




No. 18. 



SUMARIO 

PAGINA 

I, a Semana Santa en tientos antiguos. 

Ramón A. Salara r *S.V356 

El Cikio Pascual. José Luis Vega B 256 

Canción A Jesucristo Crucificado Vi 

Luis de León '57 

La embriaguez. P. Francisco Javier TorTe*.. 358-159 
El Cristo. J\ian Fermín Aycinena »59 

Ni']:stros Grabados í6o-»6i 

KiMMKN QiiNCENAl.. A. Macíasdcl Real ÍÓ3 

MIstica. Juan Ramón Molina 363 

María. Juan Fermín Aycinena a$3 

Ki. Redentor. Vicenta I.aparra de la Cerda.. 763 
líeos de la Prensa *m 

Revista Iíuhsatil 



15 de AL>rll de 1807. 



REALE9 EJEMPLAR 



■^ 



1 1 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



Juan P. Marks 



Exportador de Vinos 



JEREZ DE LA FRONTERA, ESPAÑA. 



London House: W. H. MARKS & CO., 

62 y 63 Mark Lañe, E. C. 



MARCAS DE VENTA: 

JS118 

Jerez Pálido. Jerez Oloroso. Jerez Fino. Jerez Raya. Jerez Amoroso. 

MANZANILLAS 

Manzanilla. Manzanilla Olorosa. Manzanilla .Superior. 

AMONTILLADOS 

Amontillado Fino. Amontillado Superior. Amontillado Pasado. 

SELECTOS 
Palo Cortado. Dos Cortados. Tres Cortados. India (Navegado). 

DULCES 
Moscatel Fino. Moscatel Superior. Pedro Ximénez. Pedro Ximénez Superior. 

COGNAC 

Una * Dos * * Tres * * * 

ESPECIALIDADES 

San Jorge (Raya gorda). Infanta (Amontillado). Ki. Alguacil (Oloroso fino) 

Elixir Exquisito (Amontillado). Vino para Enfermos. 

Vino para Consagrar. Victoria Regina (Solera vieja). 

Pedro Ximénez (Viejísimo). Non Plus Ultra. 



Los pedidos se harán á la casa de Jerez. 

Estos vinos se hallan de venta en todo almacén de importancia. 



Ángel J. Espert, 



Aijente t'rfncrul. 



• • • • 






1a Ilustración d«fiALTE(A 



fB% 



* 
^ 

% 




a 



& 



Yol. I. 



Gl'ATEMALA, 15 DE ABRIL DE 1S96. 



No. iS. 



REVISTA QUINCENAL 

SÍGUERE, Guirola & Cía., Editores Propietarios 

Oficinas y Talleres: 4a. avenida Sur No i. 



Suscripción : t'n ano en la República, pago adelantado. ..$10.00 

'• en el Exterior " " .... 1200 

Número suelto 50 centavos. 

La Suscripción puede comenzar en cualquier época. 

Todo pago precisamente adelantado. 



Correspondencia ¡ Para todo lo relativo á la Redacción y Ad- 
ministración económica, dirigirse á los Editores, 
Slc.uERE, Guirola & C1a. 
Apartado de Correo No. 12. Guatemala, C. A. 

No se devuelven los origínales que se nos remitan. 



ía Semana Santa en tiempos antiguos. 

-e-A. A Semana Santa era de las fiestas más 
jU solemnes y espléndidas que pudiesen 
l*Y verse en esta capital en otros tiempos. 

Era aquello un acontecimiento no sólo reli- 
gioso sino político y social. Cesaba durante 
la semana todo tráfico, se cerraban las puertas 
de las garitas, y á los campesinos que viven 
en las aldeas vecinas de donde se nos surten 
los víveres de primera necesidad, les estaba 
prohibida la entrada á la población. 

El Jueves y Viernes Santo callaban todos los 
pianos y todas las músicas. Hasta las campa- 
nas enmudecían, excepto las de la iglesia de 
la Merced, cuyos ecos diz que se oían en la 
misma Roma. En cambio las matracas con 
sus sonidos secos y nada vibrantes, producidos 
por piedras que caían sobre maderas sin armo- 
nía, molestaban los oídos de los fieles durante 
aquellos días. 

En ellos los cristianos vestíamos de luto ri- 



guroso y se nos enseñaba desde la infancia 
á hablar en voz queda y caminar por las calles 
con paso mesurado y lento 

La Gaceta del Gobierno de Guatemala era 
seguro que predicaba su homilía político-cris 
tiaua con más unción que no la habría tenido 
el clérigo más devoto. 

El 26 de abril del año de 1857 decía el Go- 
bierno por medio de su órgano oficial lo 
siguiente: "Preciso es que asistamos todos 
á los oficios con espíritu de fervorosa piedad. . . 

Y luego añadía esta leccioncita á las autori- 
dades civiles : " nada tenemos que recomendar 
á las autoridades civiles sobre el buen orden de 
las procesiones públicas, porque actos son éstos 
que el cristiano no debe profanar ; pero si por 
desgracia nuestra tuviese en ellos entrada el 
espíritu de impiedad, que todo lo corrompe ; 
caerá sobre sus autores la maldición del cielo 
y la reprobación del verdadero creyente." 

Y dirigiéndose al bello sexo les decía en 
tono agridulce estas palabras : " Recuerde, si. 
la mujer, ese sexo devoto por excelencia, que 
no es esta la época aparente para cautivar con 
sus hechizos el cnra//m del hombre ; y que por 
lo mismo les conviene deponer, al tiempo de 
asistir á la práctica de los ejercicios religiosos 

todo espíritu de vanidad y galantería, apare 
ciendo en los templos con aquel aire misterioso 
y sombrío de la mujer casta y pora : porque si 
en los días comunes .le l.i vida deben >er ellas 
un modelo de candor, honestidad y poreaa, 
virtudes que enaltecen su condición, con cuánta 
mayor razón deb ¡n es fo rz a r s e en que estas res 
plandezcan con una brillantez di a man tina en 

\<>s consagrados al Señor." 



•4 



»M 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



Con el honorable clero eran un poquito más 
severos, pues le decían nada menos que : "Es 
también de esperarse que el honorable clero 
despliegue en esos días de recogimiento y con- 
templación todo su celo apostólico, mediante 
la acción magnética de la divina palabra tan 
necesaria en este siglo de hipocresía y corrup- 
ción ; y que sus actos sean puros, honestos y 
ejemplares, como así lo demanda el espíritu de 
la Iglesia y la santidad de su sagrado minis- 
terio." 

Pero con quien si se mostraban más duros é 
intratables, era con el feo sexo, á quien le 
endilgabau este parrafillo, que tiene, no hay 
que negarlo, su sal y pimienta y un gran alcan- 
ce filosófico-cristiano : "Y dejando á un lado 
á los de rosario y camándula, que ya no perte- 
necen al siglo y cuya nariz les apunta al pan- 
teón, permítasenos concluir este artículo con 
los señoritos de corbata y leva, que la pican de 
protestantes unos, y de irreligiosos otros. Es- 
tos son muy conocidos en los tiempos santos, 
por su actitud irreverente ; por su risita bur- 
lesca ; por su mirar lascivo ; por sus insinua- 
ciones voluptuosas ; por sus críticas atrevidas ; 
y por otras tantas cosillas que son agenas del 
varón educado y extrañas al verdadero hom- 
bre cristiano. 

Todavía más, estos tales se reúnen en ma- 
nada, se parapetan en una esquina, y ¡ pobres 
de las señoras, señoritas y muchachas, que for- 
man las filas de las procesiones ! Difiéranse 
los pastores para otro tiempo, y tratemos san- 
tamente las cosas santas." 

Con este sermón laico ridículo se compren- 
derá que los devotos quedaban bien preparados 
para los santos ejercicios. 

Las fiestas sagradas comenzaban desde el 
viernes de Dolores en que había velación y 
monumento en la iglesia de la Merced y oficio 
de tres horas. 

El Domingo de Ramos en la mañana se ben- 
decían en la Catedral y otras iglesias las pal- 
mas que los cristianos se arrebataban como 
buenos preservativos contra el rayo. 

A las nueve de ese mismo día, un niño ves- 
tido de Cristo, salía de la iglesia de Capuchi- 
nas, y recorría las calles, caballero en un borri- 
quito, representando al vivo la entrada del 
gran Maestro en Jerusalén. En la tarde de 



ese mismo día, función en Santo Domingo lla- 
mada de las lágrimas de la Magdalena y pro- 
cesión de la imagen de aquella pecadora arre- 
pentida, que fué perdonada por haber amado 
mucho. La escultura que de ella posee la 
Iglesia de Guatemala, es una de las más per- 
fectas en su género. 

El Lunes velación de la imagen de Jesús de 
la Merced colocada en suntuosísimo aliar. El 
templo era pequeño para dar cabida á la mul- 
titud de devotos que concurrían por la tarde á 
oír una orquesta que tocaba, acompañando á 
los mejores cantantes del país y algunos ex- 
tranjeros el S/n/hi/ Maier, de Benedicto Sáenz, 
que se dice es de lo más perfecto que en 
música clásica se ha producido en el país. 

El Martes en la mañana procesión por las 
calles de la imagen de Jesús Nazareno, y en 
la tarde sermón sobre las lágrimas de San Pe- 
dro predicado en la iglesia Catedral por algún 
alto dignatario de la misma. 

Cuando el obispo de Camaco, señor Antonio 
Larrazábal predicó uno de este género, hizo 
reír á sus oyentes aún en medio de aquella so- 
lemne festividad. El buen anciano se propuso 
contar la traición de Pedro y su arrepenti- 
miento, por haber negado al Maestro. 

El señor obispo ya estaba decrépito, padecía 
de temblor senil y le escaseaba la memoria. 
Comenzó, pues, con voz gangosa y temblona : 
"Lloró el gallo y cantó Pedro." Mas como 
notase su equivocación quiso enmendarla, di- 
ciendo "no he dicho bien, señores: cantó 
Pedro y lloró el gallo." V así se estuvo largo 
rato sin poder desenredar la historia, quedando 
el auditorio en la ignorancia de quién efecti- 
vamente había cantado y quién había llorado. 

El Jueves Santo se oficiaban actos solemnes 
en todas las iglesias, asistiendo á los de Cate- 
dral las autoridades y corporaciones del Es- 
tado. El ornamento usad.) por los ecl -siásti 
eos en ese día. costó en su tiempo di z mil 
pesos, que equivale á un poco más d - veint ■ 
mil de nu stra tnon :da actual, y ü\<- regalo á 
la iglesia del arzobispo Don Cayetano Francos 

y Monroy. Por la tarde de ese día y cu la 
noche un tropel de devotos recorría las múlti- 
ples iglesias de la capital, á vigilar los •.;, 

ríe», (') sean unos monumentos suntuosos i 
á compstencia se levantaban en todos los tem 



l l 









—m~ | 







Catedral db Güatkm u » 



* •• . 



I < 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



*55 



píos. Y así bajo un cielo astillado, en una 
noche tibia iluminada por la luna llena, las 
gentes iban rezando á voz en cuello, haciendo 
estaciones en los templos. 

Pero esa noche se presentaban también es- 
pectáculos horrorosos y repugnantes. 

Algunos fanáticos atormentados por sus fal- 
tas solían hacer penitencia pública por las calles. 
Llevaban algunos sendas piedras en las ma- 
nos, con los brazos en alto, y se les veía can- 
sados y jad jantes confesando á gritos sus peca- 
dos ; otros iban á gatas desde la Plaza de 
Armas hasta el Calvario ; otros con las espal- 
das denudas, disciplinándose sin piedad hasta 
hacerse brotar sangre ; algunos caían desma- 
yados al suelo por el cansancio y la hemorra- 
gia, y entonces los buenos vecinos les acudían 
con huevos y vinos generosos para confortarlos. 
Era aquello todo un espectáculo de la Edad 
Media. 

Y adviértase que esa costumbre brutal nos 
venía como herencia desde la época de la colo- 
nia. Hay un bando publicado en marzo de 
1 803 por Don Antonio González y Mollinedo 
sobre procesiones y penitencias, en uno de 
cuyos artículos, se dice : 

"3? No podrán salir en las expresadas pro- 
cesiones penitentes de sangre, ni con grillos ó 
cilicios en los pies, aspados ni empalados; 
entendiéndose prohibidas estas penitencias, y 
cualquiera otras expuestas á un accidente des- 
graciado, ó perniciosos á la salud. 

"4? Los que salieren ejercitando algún otro 
género de penitencia, que no sea de los prohi- 
bidos en el artículo anterior, podrán llevar 
cubierta la cara dentro las mismas procesiones 
únicamente ; pero si alguna procesión durare 
hasta el entrar de la noche, todo penitente 
deberá retirarse desde las seis de la tarde, y no 
podrán andar por las calles fuera de procesión 
después de las oraciones. 

' ' 5? Los infractores de cualqui era de los tres 
artículos precedentes, en cuanto sean aprehen- 
didos por los jueces y justicias, sufrirán irre- 
misiblemente la multa de veinte y cinco pesos, 
ó serán condenados por un mes al servicio del 

hospital." 

Ahora bien, el cómo explicarse esa mono- 
manía religiosa, no es difícil. En otras épocas 
se han visto pueblos enteros dominados por 



esas exageraciones místicas. Baste recordar 
del año mil y los de los convulsionarios y fla- 
gelantes de la Edad Media. En Yenezuela lo 
mismo que en Centro- América han pasado los 
mismos fenómenos del terror ante las iras de 
Dios airado, cuyas manifestaciones creían los 
fieles verlas manifestadas en las continuas pes- 
tes que asolaban las ciudades y los campos, y 
más que todo, en los terremotos tan frecuentes 
y que por tantas veces echaron por tierra nues- 
tras poblaciones. 

Aún resuenan en mis oídos las voces del 
"Santo Dios, Santo Fuerte," entonada por toda 
la masa fanática, en tiempo de la última peste 
y cuando algunos de los temblores que han 
tenido lugar aquí en los últimos veinte años. 
La generación actual recordará sin duda la 
algazara de algunas de las gentes de los ba- 
rrios, los gritos, los sonidos de tambores y de 
cacharros y el clamoreo general al ver algunas 
noches un eclipse de luna, fenómeno que aún 
pone espanto en las almas de esas pobres gen- 
tes preocupadas. 

Pero, dejemos á un lado esas ridiculeces pro- 
ductos de otra edad y sigamos con la reseña de 
lo que era la Semana Santa en otros tiempos. 

El Viernes Santo á las diez de la mañana 
salía en procesión la hermosa imagen de Jesu- 
Nazareno de la Merced, que recorría en cuatro 
horas las principales calles de la capital. La 
hora, los ecos fúnebres de las marchas entona- 
das por las bandas, el sol ardiente como de la 
Judea, el rostro de la estatua que revela una 
gran mansedumbre pero también un inmenso 
dolor : todo hacía creer que en realidad asís 
tiamos á la dolorosa escena de la marcha de 
Jesús, camino del Calvario Sin otras efigies 
de santos mal hechos que salían en la 
misma procesión, aquello habría sido una 
cosa muy seria y una verdadera apoteosis del 
más grande de los mártires 

Por la tarde se verificaba la procesión llama 
da del " Santo Entierro. " Entonces la eremt 
de la treme se despojaba >U- sus hábitos 
mundanos para vestii un negro sayón talar, j 
con un octágono piramidal negro, de más •!> 
una vara de alto, objeto que en lengua vulgai 
se llama cucurucho y que los penitentes se po 
nian sobre la cabeza llevando el rostro cubierto 
por anelu. velo negro también, que sólo dejaba 



•• 



256 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



traslucir las miradas fosforescentes de aquellos 
seres misteriosos, se deslizaba el convoy, entre 
una muchedumbre inmensa enlutada y silen- 
ciosa, que llenaba las calles para contemplar 
aquel espectáculo conmovedor. 

Pero hasta en lo más serio de aquellos tiem- 
pos y de aquellas escenas no debía faltar la 
nota ridicula. 

Bueno estaba que los jóvenes de las princi- 
pales familias vistiesen su sambenito, si así les 
convenía. Pero atrás iba la plebe y los indios 
que vestían el mismo traje, sólo que no era 
nuevo, ni de merino flamante. Los pobres 
seres de seguro más sinceros en su devoción 
que los otros, iban metidos entre un saco de 
bandana de color indefinible, que cuando nue- 
vo debió ser negro. Acompañaban á la Madre 
de los Dolores ; y efectivamente su aspecto no 
era nada agradable. No llevaban cirios en la 
mano, sino faroles de vejiga, con velas de cebo, 
colocadas sobre cañas altas y sucias. 

Los individuos del gremio todo se llamaban 
cera de vacas y eran objeto de la burla general, 
viéndose perseguidos por los chiquillos con 
burlas y rechiflas y sufriendo una lluvia de 
pedradas, que unas veces daban en las cabezas 
de los pobres indios en las que apenas hacían 
mella, y otras en las vejigas de sus faroles que 
reventaban produciendo un ruido seco que 
causaba hilaridad general. 

Las fiestas del Sábado de Gloria ponían 
punto final á las de toda la semana. 

A las diez de la mañana de ese día reuníanse 
los fieles en el templo, todavía enlutado y de 
duelo por la muerte del Maestro. 

Los católicos llorosos inclinaban las frentes 
hasta tocarlas con las baldozas del templo ; el 
órgano gemía interpretando el dolor de las 
almas en aquella inmensa soledad en que las 
había dejado el Justo al morir. 

Ay no ! La luz de la esperanza había muer 
to para ellos. La orfandad los acongojaba 
Carecían de todo hasta del pan eucaristía i 
No podían consolarse de aquellas siete horas 
de martirio en el Gólgota, ni olvidar las pala- 
bras de mansedumbre y filosofía del ajusticiado 
al morir, y lloraban ; y encontraban ecos para 
sus acentos en las notas vibrantes del órgano 
que gemia en arpegios desconsoladores la gran 
catástrofe 



Cuando de repente ¡ oh alegría ! se dejaban 
oír á lo lejos coros angélicos entonando cánti- 
cos de Pascua 

La luz nacarada, teñía de nuevo los cielos é 
invadía al mundo, derramándose en cascadas 
de esperanzas las celestes armonías. 
Cristo resucitaría ! 

El bronce de las campanas lo anunciaba. 
Las colgaduras del templo estaban rotas y la 
luz había invadido el sagrado recinto. 

Todos cantaban jubilosos " Resurrecito, re- 
surrecito," y los fieles en su alegría, haciendo 
coro á los ángeles, entonaban una canción pa- 
recida á esta : 

Glorioso alzó el vuelo 
y rápido al cielo 
subió el Inmortal, 
glorioso, potente 
ya reina esplendente 
la esencia vital. 

Y mientras todo eso sucedía en el interior 
de la Iglesia ¿ qué pasaba en las plazas pú- 
blicas ? 

Ay, que allí sucedía una escena horrenda, se 
repetía la tragedia que al través de los siglos han 
presenciado las generaciones atónitas ; con ig- 
nominiosa befa, se la hacía correr por las calles, 
pasto de las pedradas y de las injurias proca- 
ces, hasta que la chusma lo arrancaba de su 
cabalgadura y se entregaba con arrebatos de 
hiena con furia á destrozar en pedazos la efigie 
del traidor. 

¡ Bien hecho ! ¡ muy bien hecho ! ¡ ojalá co- 
rrieran la misma suerte todos los traidores de 



su especie 



Ramón A. Salazar. 



£1 tirio pascual 

Al fondo de la nave obscurecida 

Kl Cirio d;i su luz. 

Caminan á la cúpula sus rayos, 

Y por vitrina opaca entre desmayos 

Pasan al alio Azul 

Al fondo de la nave, junto al oro 

Da el Cirio su fulgor. 

El templo se asilencia I. os dest.llos 

Se acaban y en los bellos 

Parajes de los cielos nace un Sol ! 

Cuando Cristo se muere, sobre el mundo 
Toila su !u/ ilc amor, 

Va a] Cielo de lis almas y se furnia 
Kl sol que de los justos es la norma. 
Kl sol eterno — " ¡ Dios ! " 

josi; Luis Vrca B. 



i ' 



'"Vi 







»* , 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



257 



Canción á Jesucristo <£rucifícaoo. 

Inocente cordero, 
En tu sangre bañado 
Con que del mundo los pecados quitas, 
Del robusto madero 
Por los brazos colgado 
Abiertos, que abrazarme solicitas ; 
Ya que humilde marchitas 
La color y hermosura 
De ese rostro divino, 
A la muerte vecino, 
Antes que el alma soberana y pura 
Parta para salvarme, 
Vuelve los mansos ojos á mirarme. 

Ya que el amor inmenso 
Con último regalo 
Rompe de esa grandeza las cortinas, 

Y con dolor inmenso 
Arrimado á ese palo, 

La cabeza rodeada con espinas 
Hacia la Madre inclinas, 

Y que la voz despides 
Bien de entrañas reales, 

Y las culpas y males 

A la grandeza de tu Padre pides 
Que sean perdonados, 
Acuérdate, Señor, de mis pecados. 

Aquí donde das muestras 
De manirroto y largo 
Con las palmas abiertas con los clavos ; 
Aquí donde tú muestras 

Y ofreces mi descargo ; 

Aquí donde redimes los esclavos, 
Donde por todos cabos 
Misericordia brotas, 

Y el generoso pecho 
No queda satisfecho 

Hasta que el cuerpo de la sangre agotas ; 

Aquí, Redentor, quiero 

Venir á tu justicia yo el primero. 

Aquí quiero que mires 
Un pecador metido 
En la ciega prisión de sus errores ; 
Que no temo te aires 
En mirarte ofendido, 
Pues abogando estás por pecadores ; 
Que las culpas mayores 
Son las que más declaran 
Tu noble pecho santo, 
De que te precias tanto ; 
Pues cuando las más graves se reparan, 
En más tu sangre empleas 
Y más con tu elocuencia te recreas. 

Por más que el peso grave 
De mi culpa se siente 
Cargar sobre mi corvo y flaco cuello, 
Que tu yugo suave 
Sacudió inobediente, 
Quedando en nueva sujeción por ello; 
Por más que el suelo huello 
Con pasos tan cansados, 
Alcanzarte confío ; 



Que, pues por el bien mío 
Tienes los soberanos pies clavados 
En un madero firme, 
Seguro estoy que no podrás huirme. 

Seguro voy, Dios mío, 
De que el bien que deseo 
Tengo siempre de hallar en tu clemencia ; 
De ese corazón fío 
A quien ya claro veo 
Por las ventanas de ese cuerpo abierto, 
Que está tan descubierto 
Que un ladrón maniatado 
Que lo ha contigo á solas 
Con dos palabras solas 
Te lo tiene robado ; 

Y si esperamos, luego 

De aquí á bien poco le acertará un ciego. 

A buen tiempo he llegado, 
Pues es cuando tus bienes 
Repartes con el Nuevo Testamento. 
Si á todos has mandado 
Cuantos presentes tienes, 
También ante tus ojos me presento ; 

Y cuando en un momento 
A la Madre hijo mandas, 
Al discípulo Madre, 

Al espíritu Padre, 

Gloria al ladrón, ¿cómo entre tantas mandas 

Ser mi desgracia puede 

Tanta, que sólo yo vacío quede? 

Miradme, que sov hijo 
Que por mi inobediencia 
Justamente podéis desheredarme. 
Ya tu palabra dijo 
Que hallaría clemencia 
Siempre que á tí volviese á presentarme. 
Aquí quiero abrazarme 
A los pies de esta cama 
Donde estáis expirando ; 
Que si, como demando. 
Oyes la voz llorosa que te llama, 
Grande ventura espero, 
Pues siendo hijo, quedaré heredero. 

Por testimonio pido 

A cuantos te están viendo. 

Como á este tiempo bajas la cabeza ; 

Señal que has concedido 

Lo que te estoy pidiendo, 

Como siempre esperé de tu largueza. 
¡ Oh admirable . randeza ! 
¡ Caridad verdadera ! 

Que, como sea cierto 

Que hasta el testador muerto 

No tiene el testamento fuerza entera. 

Tan generoso eres 

Que, por que todo se confirme, mueres 

Cancióui, de aquí no hay paso. 
Las lágrimas sucedan 
En vez de las palabras que te quedan . 
Que esto nos pide el lastimoso CMO 
No cantemos agora, 

Cuando la tierra, el sol y el cielo llora. 
Fr. Liis DI 1 



Í58 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



j^' j NO de los vicios más detestables que pro- 
fc=l duee la ociosidad, es la embriaguez. 
. Kste vicio repugnante, es la gangrena 
de la sociedad, el semillero de nefandos críme- 
nes, la inagotable fuente de discordias y mal- 
dades, la lepra que corrompe á la juventud y 
la remora del progreso. Quizás no haya otro 
vicio que más se oponga al progreso y bienes- 
tar de los pueblos, como de una manera triste 
v dolorosa nos lo demuestran la historia y la 
experiencia. ¿ Qué es lo que vemos todos los 
días? Una multitud de hombres de todas las 
esferas sociales, y entre ellos muchos jóvenes 
que invaden sin ruborizarse ya las tabernas 
v otros establecimientos de su género, en los 
cuales después de haber bebido con exceso, 
salen por las calles en deplorable estado, insul- 
tando á todo el mundo con palabras indecen- 
tes y chocarreras, y siendo en fin, la piedra de 
escándalo de la sociedad. Cuántos de estos 
infelices tienen sagrados deberes que cumplir, 
como los que están ligados con los vínculos 
sagrados del matrimonio, y sin embargo, ha- 
ciéndose sordos á los gritos de la conciencia, á 
los gemidos de su esposa y á los lamentos de 
sus hijos, que hambrientos piden pan, conti- 
núan en su escandalosa carrera, pierden por 
completo la vergüenza y el pudor, húndense 
en los abismos del crimen ó sucumben por úl- 
timo en la clínica de un hospital, en medio de 
la locura y desesperación que produce siempre 
el alcoholismo agudo. ¡ Cuántos hombres cé- 
lebres por su talento é ilustración hemos visto 
esclavos de este vicio ! ¡ Cuántos en temprana 
edad han bajado á la tumba por los desastro- 
sos efectos de vicio tan degradante. Buscan 
estos desgraciados el placer en la bebida, y 
bien pronto la pagan ; porque como dice un 
¡lustre doctor de la Iglesia, por la borrachera 
se corrompe la sangre, la robustez pierde su 
vigor y sus fuerzas, el cuerpo contrae toda 
clase de enfermedades, se adelanta la vejez y 

se acelera la muerte. 

i.**. 

Pero el mayor darlo para el borracho con- 
suetudinario, además de perder su salud por 
completo, es perder su honra, la cual, como la 
joya más preciosa, debe todo hombre conser- 



var aún por cualquier sacrificio. En efecto, el 
infeliz borracho, se encuentra aislado de la 
culta sociedad, despreciado de la gente de ho- 
nor, todos desconfían de él y sólo es objeto de 
la burla de unos y de la compasión de otros. 
El gran San Ambrosio dice que, el borracho es 
una criatura inútil en el mundo ; por que no 
es bueno para sí ni para los otros, ni para los 
negocios de la familia, ni para el de su salva- 
ción ; no hace bien alguno y es capaz de cau- 
sar todos los males. Si entráis en las taber- 
nas donde se reúnen los bebedores ¿ qué ve- 
réis? horrores: ¿ qué oiréis ? blasfemias, mal- 
diciones, escandalosas palabras, canciones des- 
honestas ; ¿ qué observaréis ? riñas de una 
parte, furores de otra y acciones criminales 
que no se pueden describir como la demostra- 
ción más poderosa y que confirma nuestro 
aserto ; todos los días los agentes del orden 
público dan parte de innumerables individuos 
que son capturados, unos por ebrios escanda- 
losos, otros por insultos y otros por graves de- 
litos de sangre. Los diarios comunican igua- 
les noticias, dando el grito de alarma por el 
aumento de la criminalidad ; y la estadística 
de la clínica del hospital presenta el gran nú- 
mero de heridos que ingresan, lo mismo que 
los frecuentes cadáveres que son remitidos al 
anfiteatro; todo, ¿ por qué causa ? listos casos 
en su gran mayoría tienen su origen en la em- 
briaguez. Hablando de este asunto tan deplo- 
rabie el ilustrado escritor español, Don José Cas- 
tro y Serrano, dice : " Las cárceles, los presi- 
dios, la justicia, la vigilancia, los hospitales, los 
manicomios, el hambre pública, todo cuanto se 
deriba del abandono y conduce á la miseria ó al 
crimen, todo es imputable en su crecimiento 
actual al abuso de las bebidas. Asustan los 
datos que se aducen en los congresos de higie- 
ne. Casi la mitad de los delitos, la tercera 
parte de las locuras, la cuarta de las muertes 
violentas, con una cohorte de imbecilidades, es- 
terilidades y deformidades horribles, demues- 
tran los crueles efectos de la embriaguez. No 
reproduciremos estos datos por no abatir el es- 
píritu de los lectores ; pero sí queremos con- 
signar por su elocuencia el resumen de una 
estadística anglo americana, recogida en fuen- 
tes oficiales. Los Estados Unidos impusieron 
últimamente á su tesoro, en sólo dii z años, á 




Don Ignacio PraD' 





Don Manuel Leal 



Don Francisco J. TORRES 




Don Salvador Ak/t 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



259 



causa del alcohol, una carga directa de seis- 
cientos millones de duros y un gasto indirecto 
de setecientos millones ; han visto destruirse 
trescientas mil vidas ; han necesitado albergar 
cien mil criaturas abandonadas ; han reducido 
á prisión ó recogido en casas de beneficencia 
ciento cincuenta mil personas ; han dado se- 
pultura á diez mil suicidas ; han reconocido la 
existencia de doscientas mil viudas, y contem- 
plado con dolor un millón de huérfanos." Ha- 
blando del vino y los licores, el mismo autor, 
de una manera elocuente, dice : "i Oh vino ! 
tú, á lo menos, tienes la ventaja de la franque- 
za, de la ingenuidad, de la sencillez. Eres á 
veces pobre y perturbas los juicios con tus bo- 
taratadas ; adoptas en ocasiones malas compa- 
ñías que el ojo de la experiencia descubre 
pronto y combate ; pero no te vistes de más- 
cara para engañar al público con voz melosa, 
ni te pintas el rostro para esconder las injurias 
de tus vicios, ni te acomodas motes nobiliarios 
para hacer olvidar lo humilde de tu alcurnia. 
Tú naces en el majuelo del campesino, te de- 
jas pisar por el gañan, fermenta» en la tinaja 
de barro, permites que te conduzcan en la odre 
y das con tu endeble cuerpo en la simple ta- 
berna. El que se engaña contigo es por que 
quiere, y el que abusa de tí, tú mismo se lo 
indicas advirtiéndole la insensatez de su intem- 
perancia. Hasta después de la catástrofe, tú 
no eres rencoroso ni vengativo con el bebedor. 
¡ Cuan diversa es la conducta di esos tus actua- 
les descendientes ! (los licores). Bajo capa de 
más civilización y cultura, con apariencia de 
mayor urbanidad y distinción, se introducen 
en todas partes sin vergüenza y sin miedo, 
ocasionando toda suerte de horrores. Ellos 
son el principal instrumento de la patología 
moderna : desde el mareo hasta el delirium 
tremens, desde el grano en el rostro hasta el 
cáncer en las entrañas, desde el desvarío hasta 
la locura, desde el destemple hasta la combus- 
tión. Ellos hacen envejecer al joven, debilitar 
al robusto, abatir al enérgico y embrutecer á 
los más listos y despejados. Ellos son el agente 
casi único de la criminalidad, desde el escán- 
dalo hasta el motín, desde el hurto hasta el se- 
cuestro, desde la herida hasta el asesinato. Ellos 
corrompen al niño, prostituyen á la mujer, des- 
honran al hombre y hacen despreciable al viejo." 



liste es el gran problema que hay que resol- 
ver, aunque cueste cualquier sacrificio. Todo 
se dará por muy bien empleado, si se logra 
salvar á nuestros conciudadanos, especialmente 
ala juventud de una epidemia tan desastrosa 
y de un azote tan terrible. 

I,os moralistas aconsejan, entre otros medios 
para contener los funestos efectos de la embria- 
guez, establecer sociedades de temperancia, en 
las cuales por medio de recíproco ejemplo, los 
jóvenes que, unidos en ideas y sentimientos é 
iguales vínculos, se proponen el más noble fin, 
cual es abstenerse de la bebida de licores y por 
consiguiente de entrar á cantinas, tabernas y 
otros establecimientos de igual género. En 
Europa se han generalizado estas benefac toras 
asociaciones, lo mismo que en los Estados Uni- 
dos del Norte de América, y según lo que pu- 
blican los periódicos europeos y americanos, 
esas sociedades producen abundantes frutos. 

Nosotros, pues, que deseamos ardientemente 
el bienestar y felicidad de la juventud, exhorta- 
mos á ésta á fin de formar una liga que tenga 
por único objeto la abstinencia de los licores. 
Este será un gran paso que daremos en la sen- 
da del progreso. La fundación, pues, de la 
sociedad de temperancia, promete á los pue- 
blos un alhagüeño porvenir, y sobre t do para 
lajuventud.es un fecundo manantial de esti- 
mables bienes y un p ideroso elemento para su 
perfeccionamiento religioso, moral y social. 
Francisco Javier Torres, 



€1 (Cristo. 



No bastó que lu sangre generosa 
1 >kt;in, ¡<>h 1 >i< >-* ' por el ingrato mundo ! 
Al verte en el Calvario, moribundo, 
Tu palabra imaginan mentirosa. 

Cu. nuil' surgió tn Humanidad gloi 
I )c iiitre los muertos, con rencor profundo 
I ticen que iris ■• filósofo profundo/' 

Pero no I >ios ¡oh lenguas de raposa ! 

Eres el Cristo, el Hijo de Dios Padre, 
El Verbo sin origen, sumo, eterno, 
Hijo, en « 'u.mto hombre, de la Virgen Madre. 

Una iglesia fundaste, 3 su Gobierno 
por más que nunca al bando impío cuadre, 
Aplastará las fui las del Infii 1 

|l \\ l'l K\ll\ \\-l\i\\ 



2ÓO 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



Huestros (Brabaoos. 

marinos INGLESES. 
Con motivo de la Exposición, S. M. B. «lis 



i 











Alumbrado profusamente el salón destinado 

á la Gesta ofrecía un aspecto encantador. 

A los acordes de la música., que estalla muj 
bien dirigida, comenzaron las cuadrillas de 
honor, después vinieron las demás piezas del 

programa. Era de ver á los robustos y ele- 
gantes marinos ingleses, pletóricos de -.alud y 
vida, llevando en sus brazos á las hermosas 

guatemaltecas formando grupos que represen 
taban la fuerza y la gracia unidas. 

Va no eran para nosotros los marinos sím- 
bolo de terror y seres que vinieron á conquistar 
nuestro suelo, sino amigos con los cuales cuto 
llamos dúos de alabanza al progreso. 

Todas las clases de la sociedad se encontra- 
ban dignamente representadas. 

Correcto en estremo estuvo el baile, sin esas 
aglomeraciones que producen á última hora 
disgustos pequeños, pero suficientes para amar 
gar el contento. 

I. os honores de la tiesta estuvieron hábil- 
mente hechos por el señor Stanley MacNider 

a quien tanto debe Guatemala por el estable 
cimiento y organización de una cosa tan nece- 
saria Como es el telégrafo ; por el cónsul Mr. J. 
Fredcrick RobertS] persona distinguida y fa- 



Mk j Pkbdi ricr Rom k rs 

puso que el contraalmirante señor I.egei l'.uiv 
l'alliser nos dispensara, en nombre del Go- 
bierno inglés, una visita. 

El día 30 del pasado, arribó á nuestro ¡incito 

de San José el crucero Impt 1 it use, capitana de la 

e-cuadra del Pacifico, compuesta por el Comas, 
f caras, Lissey, PAeasanl, Satellite Wildsunan. 
El Imperieuse fué construido hace diez años, 
tiene .^45 pies de proa á popa, un sólo mástil 
central, cuenta con 4 cañones de .?.? toneladas 
que arrojan proyectiles de 381 . libras, r 

nes de 5 toneladas, 14 cañones de tiro rápido 
y de pólvora sin humo, 15 cañones hotchkiss 

Lleva á su bordo 590 hombres, 50 oficiales y 
4 jefes, camina de 1 s á 20 millas por hora. 
Tiene :y pies de calado y 8,400 toneladas de 
desplazamiento. 





La colonia inglesa obsequió a los marinos 
del Impcrieusí con un baile en el Club Gua- 
temalteco. 



1 1 c II M A NX . 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



261 



mosa por los notables y arriesgados servicios 
que ha prestado en su país cuando le repre- 
sentó en África ; por el vice cónsul señor Don 
Carlos Fleischmann persona querida y admi- 
rada por sus bellas cualidades de talento, dis- 
tinción y esplendidez. 

Entre los asistentes, además de los citados, 
se veían entre otros á los señores General Reyna 
Barrios y señora, S. C. 
MacNider y señora, 
B. K. Pearse y señora, 
LI.Mullins, A.Bick- 
ford, señora Carlota 
O. de Kelly y familia, 
Federico Klée y seño- 
ra, Coronel Manuel 
Aguilar y señora, se- 
ñores Feliciano Gar- 
cía, Francisco Cor- 
dón, Antonio Batres 
jáuregui, W. \V. Ri- 
chardson, C. Novella, 
señora y familia, se- 
ñor C. B. Pullín y se- 
ñora, H. C. Stuart y 
familia, L. B. Hodg- 
son, señor Guillermo 
Magee y otros. 



Orabores religiosos. 

Por sorpresa hemos 
podido adquirir los re- 
tratos de los sacerdo- 
tes distinguidos que 
van á continuación. 
Perdonen si par complacer á 
mus su modestia. 




bles sermones en un sólo día, hombre de cos- 
tumbres tan austeras que recuerda á los solita- 
rios de las primeras edades. La abstinencia y 
la maceración, como lo evidencia su retrato, 
le han apartado de todo terreno para dedi- 
carse á sus tareas místicas. 

lis el Director del periódico La Fe. 



DON MANUEL LEAL. 

Sacerdote modelo, 
catedrático de Summa 
Teología en el cole- 
gio, orador distingui- 
do. Durante el tiempo 
que estuvo desterrado 
en Méjico hizo honor 
á su patria por sus tra- 
bajos. 

La Antigua Guate- 
mala le debe tener la 
iglesia de San Felipe, 
pues con las limosnas 
que se recogieron . 
merced á su celo se 
pudo llevar á cabo la 
obra. 



Don Stanley MacNidrh 



lectores, heri- 



DON IGNACIO PRADO. 

\ "icario General de la Arquidiócesis, es uno 
de aquellos incansables propagandistas de la 
te religiosa. 

Si no fuera perjudicial, reseñaríamos sus ser- 
vicios de cierta índole, que tan benéficos resul- 
tados han producido. 

A él se debe la fundación del actual colegio 
de letras sagradas y profanas adjunto á la 
Catedral. 

DON SALVADOS AR/.r. 

Es un orador que sabe improvisar tres nota 



DON P. J, TORRES. 

Hijo legítimo de 
honrado artesano, tu- 
vo desde la primera 
edad quien le incul- 
cara principios de mo 
ral severa. Las 
nomías no pequeñas 
de >u ssfior padre, hábil constructor, le penni 
tieron seguir la carrera del sacerdocio. Ha- 
bla varios idiomas J ha publicado trabajos con 

tra los protestantes. 

Ha sido capellán de coro, párroco de las 
Capuchinas y del Calvario. 

Lleva diez y s^-is an ,,.. dedicado al pulpito 

con extraordinario éxito, y cuatro que tiene a 
su cargo la redacción de /.<> Familia 
tiana. 

\':\ episcopado católico de los Estados Fui 
dos, le tiene gran aprecio poi las notables de 

tensas que ha hecho de sus principios en opo 

SÍCÍÓn a los luteranos, dando motivo a la con 

versión de altos personajes califbrnianos. 



2Ó2 



/../ ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



Hesumen Quincenal. 

Estamos en Semana Santa, las ideas religiosas de 

los católicos se reavivan al conmemorar la muerte «le 
Cristo. 

Hl espíritu vence á la materia, y la meditación sobre 
principios sublimes, asalta la mente. 

Con motivo «le conmemorar el aniversario del 2 de 
abril varias asociaciones y personas distinguidas, en- 
viaron coronas para adornar la tumba «leí General 
Justo Rufino Barrios. 

Hl señor Don Manuel Valle pronunció un discurso 
en el Cementerio, que fué del agrado del público. 

Kn breve exordio manifestó el orador que por no 
encontrarse allí presente la persona que había sido 
encargada de llevar la palabra en nombre del Comité 
Liberal " 2 de Abril " subía él á la tribuna. 

Habló del Cicneral Iíarrios y de la importancia que 
SU gran figura te 111 Irá en la Historia de Centro- Amé rica. 

A continuación dijo poco más 6 menos: 

Barrios sembró para la juventud, dejando en sus 
corazones la semilla fecunda del amor al progreso v á 
las libertades patrias, sembró para el pueblo, prepa- 
rando el camino por el que la patria ha conquistado 
sus adelantos, su riqueza y su cultura. 

Finalmente, haciendo alusión á las palabras elo- 
cuentes del Doctor Don Ramón A. Sala/.ar, confirmó 
lo dicho por éste de que la tribuna patria tiene hov su 
asiento ante la tumba donde descansa el héroe «hl 
2 de abril. 

Agradeció* á todos los presentes su concurrencia, 
CU nombre del Comité ; y por el recuerdo que se tri- 
buta al General liar, ios, en nombre déla Asamblea 
Nacional Legislativa, del Comité "2 de Abril" y 
Club Central Moralista, cuyas tres agrupaciones re- 
presentaba. 

Ka prensa ha clamado contra el abuso <lt- no abonar 
los sueldos á los empleados, pero merced al sacrificio 
generoso de un elevado personaje, que ha comprome- 
tido su fortuna, se han conseguido los fondos necesa- 
rios para pagar á los servidores de la Nación. 



éstas fi con el producto de sus negocios, ó con retribu 
ciones de empleos públicos ú otros trabajos personales, 
se veían en conflictos para su «liaría subsistencia. 

En el entierro del señor Jáuregui oímos hablar del 
excesivo trabajo de los empleados del Banco Agrícola 
Hipotecario que hasta los domingos concurren alas 
oficinas. Una quinta parte del personal está enfermo- 
Muchos negocios debe hacer el establecimiento, por 
más que digan en la dirección lo contrario. 


Una partida de ciclistas fueron á recibir al Puerto de 
San José á los marinos ingleses, siendo el primero en 
llegar el punto del destino, el Sr. Don Alfredo Molina 

o 

Hl eminente escritor Señor Escoto, cuyas publica- 
ciones han revestido siempre un carácter sensacional, 
editara dentro de poco en el extranjero, un libro sobre 
asuntos contemporáneos de Guatemala. 


Hasta el Río Melendres á la distancia de doce milla- 
«le Ocós, se encuentran colocados los rieles. Kn junio 
llegará la locomotora hasta Pajapita. 

a 

Un periódico ha fundado la sociedad "El Porvenir 

«le los Obreros," le deseamos larga vida y que pueda 
llenar la noble misión de defender los derechos de las 
clases trabajadoras. 

O 
En acuerdo emitido por la Secretaría de Relacione? 
Exteriores, el Gobierno ha nombrado delegados al 
Congreso Jurídico Centro Americano, á los distinguí* 
«bis abogados Don Antonio Ha tres J ., Don Mariano 
Cruz v Don Antonio González Saravia. I. a Dieta di 
la República Mayor nombró: por el Salvador, al I>r 
Don Manuel Delgado; por Honduras, al I>r. Don 
Enrique Lozano; y por Nicaragua, al Dr. Don Tiburcio 

G. Bonilla. Las sesiones serán probablemente en un 
espacioso salón de la Corte Suprema de Justicia. 

Ojalav se pongan á discusión problemas prácticos} 

localistas de gran interés, como sería ver el tuodo de 

hacer verdadero el sufragio y también tratar de la 

abolición de la pena de muerte. 



El señor Don Ignacio Solís ha tenido el buen acuer- 
do de publicar um>s «latos eruditos y curiosos sobre 
una crisis (pie pasó Guatemala por la desaparición de 

la moneda circulante. 

Sentimos no tener espacio para reproducirlo íntegro, 

más copiaremos este interesante párrafo : 

"A medida que la crisis económica avanzaba, fué 
disminuyendo hasta agotarse la inmigración, que la 
fama de la riqueza del país le atraía y lo iban abando- 
nando los moradores que podían hacerlo. 

■ I, os sufrimientos de la Crisis Se batían sentir COll 
mayor peso sobre la clase meilia. I, os ricis y los mag- 
nates tenían por inveterada COStUmbre CUantlOSOS 

depósitos de dinero de (pie iban echando mano á falta 
«le sus rentas ¡ pero las familias que séilo contaban con 



De hoy en adt 1 ante tendremos señoritas «pie puedan 
dedicarse al servicio telegráfico, abriendo así un nuevo 
horizonte á la mujer (pie quiera y, inarsc su vida. En 
la Escuela de Artes Femeniles se lia fundado un., 
«lase de telegrafía práctica bajo la dirección de I>oñ;i 
Angelina luirán Cañas, 

O 

Por uioÜv«> de estar en Cuaresma ha COllCUrrido 
pOCO público al Teatro Colón, pero el «lía (pie se ripie 

sentó Fausto se vio el coliseo lleno. 

I, os artistas l'.u eini. Wanrel, Mastrobnoiio. mu\ 

bien. La Turconi Bruni notable como de costumbre. 

Kl maestro Azzali «lirige perfectamente COU10 pOCO! 
hemos visto por a«á. 

A. M \cí \s 1.1 1. Rj vi 



/../ ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



263 




los fieles á las banderas de Cristo ; y por sobre 
la grey humana que llenaba el sagrado recinto. 
tras los rezos y las letanías, volaba como una 
armonía celeste el canto del coro de las vírge- 
nes, que hacía extremecerse de gozo al vene- 
rable templo católico, como en los buenos tiem- 
pos en que la fé terrible fortalecía las almas de 
los hombres. Juan Ramón Molina. 



Don Salvador Medrano. 



Htística. 



fo RGUIDOS en los candelabros de plata, los 
aillos cirios formaban un bosque armo- 
nioso, donde florecían las llamas como 
trémulas rosas de fuego. El órgano formida- 
ble gemía profundamente, enviando su música 
estupenda bajo las arcadas del templo del Señor. 
Sobre el altar, en la cúpula eminente, como 
escapados de los libros santos, en un fondo de 
azur, salpicado de estrellas, los viejos Padres 
de la Iglesia alzaban los brazos y los ojos al 
cielo, en ademán de implorar la bondad ina- 
gotable del gran Dios Omnipotente. En el 
fondo del altar, rodeado de querubines rosados 
y de ángeles rubios, en medio de un incendio 
de luces y fulgores, está la dulce Madre Virgen 
María ; y á sus pies, en las primeras gradas de 
la capilla, veíanse las ofrendas, las coronas de 
laurel áureo, las flores y los ramos esmaltados, 
el precioso y deslumbrante jardín artificial ; 
y más abajo, humildemente de hinojos, los 
ancianos creyentes, las blondas niñas pálidas. 



Miaría. 

; Yedla ! allí está, junto á la Cruz terrible. 
Donde espira el divino Redentor ! 
V su materno corazón sensible 
Ruega por el ingrato pecador ! 

Juan Fermín Ave i nena. 



tSl Kebentor 



El Redentor moribundo 
Dice enclavado en la cruz : 
Yo, doy á los astros luz. 
Vida v movimiento al mundo : 
Amo con amor profundo. 
Sov esperanza y consuelo ; 
Disipo el amargo duelo 
V muriendo entre amarguras. 
Puedo dar á mis criaturas 
Después del calvario...) ¡el cielo ' ! 
Vicenta I. aparra de i. a Cerda. 




2 6 4 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



$.zo± ¡>c la Prensa. 

Elogios al Presidente. — Sin dinero y sin Ferro- 
carril.— Clubs Políticos.— " La Nación" y" La 
República." — Una opinión más. — Sabias re- 
flexiones. — Exposición. 

El Progreso Nacional. 

Kn nuestra edición de hoy, reproducimos un artí- 
culo intitulado "Guatemaltecos distinguidos — José 
María Reyna Barrios." que trae " La Democracia " 
de San Marcos. Es satisfactorio para el patriotismo 
sincero, que todos los guatemaltecos hagan justicia 
á los méritos del General Reyna Barrios, como ciuda- 
dano distinguido y como gobernante que atan elevada 
altura lia sabido poner la situación del pais, su pro- 
greso v su buen nombre. 

Nuestro estimabilísimo Jefe goza de las simpatías 
de todos nuestros círculos sociales, simpatías nacidas, 
no de la opresión que las simula, no de la granjeria 
que las compra, no de la promesa ilusoria que las co- 
tiza en contrato aleatorio ; sino de la estimación franca 
y leal que merecen el verdadero patriotismo, es es- 
fuerzo en favor de la nación toda, y la honradez 
incorruptible que debe servir de modelo y que tantos 
bienes ha sabido traernos. 

La República. 

El Gobierno, con el proyecto de empréstito que ha 
sometido á la Asamblea con el objeto de construir los 
Ferrocarriles del Norte y de Iztapa y el puerto de ese 
nombre, ha confesado que el país no está en capacidad 
de llevar á cabo esas empresas con sus propios recur- 
sos, reconociendo así, á última hora, que incurrió en 
un error al acometerlas con fondos nacionales. 

V electivamente que ahora estamos sufriendo las 
consecuencias de esa equivocación, que en tiempo 
oportuno la advirtió la prensa independiente. I'ara 
las obras del Ferrocarril, se han sustraído de la circu- 
lación millones de pesos que hacen gran falta para el 
desarrollo de nuestro comercio y de nuestra industria, 
y al fin nos encontramos sin dinero y sin Ferrocarril, 
v en una situación fiscal y económica, tan angustiosa, 
romo no se había puesto ni con guerras, ni con otras 
calamidades. 

Diario de Centro-América. 

I.os Clubs políticos son agrupaciones patrióticas que 
tienen por asiento ideas inconmovibles de libertad y 
de progreso. I.os verdaderos Clubs, los que han lle- 
nado sil misión, han nacido al calor de las revueltas 
armadas; su gestación ha sido siempre revolucionaria. 

Los Clubs nacidos á la sombra de la paz, no tienen 

base, patriotismo y principios; son propiamente ha- 
blando, sociedades convencieras inspiradas en ogoís- 
mos personales ; son círculos ríe amigos que suspiran 
por el bien ele otro amigo, no por la salud «le la patria. 
I.os Clubs engendrados por la paz, son sociedades 
débiles l>or que les falta la cohesión de la idea ; son 



como mujeres histéricas, que sin haber perdido la vir- 
ginidad, sienten en ocasiones los dolores del parlo. 

I, ti República. 

Aunque " I. a Nación " publique todos los días las 
cotizaciones de los giros sobre el exterior, v "I. a Re- 
pública " lo haga no más que cuando varían los tipos, 
estamos al corriente del curso (pie sigue el valor de 
la plata con respecto al oro en este pais y en los mer- 
cados extranjeros, y tanto á nosotros como á todo el 
mundo en Guatemala le consta que el cambio sobre 
Londres jamás ha llegado al ciento cincuenta por 
ciento. Agradeceríamos á " 1.a Nación." (pie publica 
todos los días las cotizaciones, que nos señalara una 
sola fecha siquiera, en que el cambio sobre Londres 
haya alcanzado al ciento cincuenta por ciento. Es de 
suponerse que el colega con la mayor sinceridad, ha] a 
caído en error en ese punto, sin duda por falla le 
tiempo para leer las cotizaciones que él mismo pu- 
blica, v en ningún mouu pensamos que haya incu- 
rrido en falta de buena fé al fundar sus cabidos en 
una base falsa 

1.a Nación. 

Todas las semanas recibimos nosotros en nuestros 
canges v en las revistas especiales los estados de lOg 
establecimientos de crédito del mundo entero, y sólo 
cada seis meses puede juzgarse de los que tenemos 
en casa. 

La República. 

Hacer retroceder á la República á la Edad Media 
otra vez, después de haber aspirado los aires puros de 
la libertad ; amordazar la prensa y la tribuna y la voz 
humana en todas sus manifestaciones, después de una 
época de tolerancia ; comenzar otra vez con las dela- 
ciones en que nadie, ni los amigos neis cercillos est&U 
seguros, ni los mismos «pie elevaron al déspota, ni sus 
correligionarios más afectos, después de una época de 
respeto v garantía ; volver al manoteo de las Arcas na- 
cionales sin cuenta ni razón, para levantar con sudor 
de los pueblos colosales fortunas, no puede peusarse 
vá, sino por bis que hayan perdido completamente el 
juicio v toda noción de patriotismo unido al mayor 
desprecio por su propia existencia. — Su. a. 

La República. 

l"na gran sala vacía, permanei ¡ó abierta durante 
varias horas; pero fué cerrada en la noche del 15, y 
lo Único que si- SUpO á ciencia cierta fué: que las 
construcciones parecen endebles y quien sabe si resis- 
tan á los fuertes \ próximos aguaceros; que hul>o una 

procesión en que figuraron cuatro " veteranos del 

71," los cuales desfilaron un tanto mustios y caballe- 
ros en flacos resinantes ¡ que la policía especial, pro- 
pinó "especiales 1 ' garrotazos á muchas gentes, v 
cometió abusos "especiales;" y que un nial servido 

v peor condimentado " lunch," costó, según decires, 

más de "seis mil pesos," suma exagerada que. en 

vez de pagarla á "nuestro Gran Central," debió ha- 
berse repartido entre las Casas de Beneficencia y "iros 
pobres necesitados. 




I 

o 







LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 

REiZISTH BURSRTIL. 



NO. DE 
ACCIONES 



Banca Internacional 

" de Guatemala 

Americano 

Agrícola Hipotecario 
de Occidente. 
Colombiano - 



Compañía del Muelle de San José 

< Chain perico 

" canteras Centro-Americana 

Palo de Tinte 

" de Agencias • 

la Nueva Industria 

de Construcciones del Administrador.. 

.. " La Urbana 

Anónima Nacional de Construcciones.. 

l,a V ilion Industrial 

" Ferrocarril Urbano 

Cantón Barrios 

Agencia Marítima Nacional 



1,000 
2,500 
1,000 
2,000 
15,000 
1,687 



6,000 

6,000 
260 
450 

5,000 
134 

1,000 
1,000 
600 
190 
400 
250 
2,200 



CAPITAL 
POR ACCIÓN 



$2,000 
1,000 
I.OOO 
4,000 
IOO 
1,000 



VALORES DEL GOBIERNO 



Houos de los tres millones 

Deuda flotante 

Hunos del Ferrocarril del Norte 

Kxpo^ición ( 1 c ) 

exposición (2?) 

Acatan 

Deuda Externa 



$ IOO 

IOO 

1000 

1,000 

IOO 
1,000 

1 ,000 

500 

1,000 

1,000 

50 

1,000 
IOO 



DESEMBOLSO 
POR ACCIÓN 



$1,400 

600 

600 

2.000 

IOO 

1,000 



DEUDA 
EMITIDA 



$2,845.900 
I, 3°7300 
1,481,900 
1 ,500,000 

775,000 
/"l.ÓOO.OOO 



$1,459, 800 
949,400 



$ 87 

33 

970 

500 

66 

1,000 

250 

300 

400 

I.ooo 

50 

350 

100 



ULTIMO 

DIVIDENDO 



$280 
IOO 

50 

165 



VENTA 

ULTIMA 



$4.900 

I,450 

85O 

2,800 

»95 
1.475 



4.00 
0000 
0000 
7.92 



0000 
0000 
0000 



$ 160 

300 



75 

1.450 

250 



I.ooo 

50 



INTERÉS 
MENSUAL 



736,000 



2II.SOO 

¿"50,060 



1% 
%% 
%% 

1% 



1% 

1 



SERVICIO 
MENSUAL 



$50,000 
25,0OO 



,¿"1.250 



VENTA 
ULTIMA 



$74 
103 
36 

75 






94 
40 



Londres 

París 

Haniburgo 

F$spana 

Milán y Genova.. 

Rl Salvador- 
Nueva York 

San Francisco 

México 

Panamá 



90 DÍAS 1 Á VISTA 



132.00 
131.00 

127.00 



134.00 
133.00 
129.00 
100.00 

1 20.00 

6.00 
141.00 
141. yo 

25.00 

10.00 



MOVIMIENTO. 

BANCOS.— Gran calma en las transacciones, los que compran 
nes piden grandes rebajas y cuando los tenedores agobiados ceden en los 
precios, observan con extrañeza que se deshacen las negociaciones Eundái 
dose en fútiles pretextos. 

VALORES DEL GOBIERNO. Han ido A la luí 1 
COMFAÑIAS.-Los accionistas de la luz eléctrica pidí D K haga lu 
á la marcha de los negocios v que la dirección de Londres coiuuniqn 
noticias. La Nueva Industria todavía no ha dado el tan anunciado dh 

dendo. 

DINERO.— Escasísimo. Pinnas respetables que turnan mancornó 
natíamente una responsabilidad de diei millones de peaoa. no han lograd-. 

poder renovar en un banco un pagaré de veinticinco mil DCS0I 

GIROS.—Se nota alterabilidad según es mayor o mcnoi las pi 1 

lidadea del empréstito, pero subieron. 

UN PESO plata tiene ¿5 gramos, su ley de aleación es you mil* - 
y se cotiza a razón de rS 1 , peniques la 0117:1 



Nota . 



-Estas cotizaciones son el promedio de las habidas en la primera quincena de Abril de 1897. 



MAGMAS, Comisionista. Apartado No. 151. Cable : " Amacias." ABC Code. Jif 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



"Eli SÍGkO XX" * 

Gran taller de fotografía. 



Que cuenta con los mejores a más modernos elementos 
del Arte, escogidos e.i profesamente por el propietario en 
los Estados (nidos de América y Europa, ofrece á sn 

numerosa el ¡entela los más acabados en 

RETRATOS 



tle tintos tamaños en papel, arista, arista platino, platino 
tipo, etc., etc. Iluminaciones artísticas u caprichosas. 
Vistas áe los mejores edificios de la República, ruinas, 

¡mi sajes /tanorá mieos, retratos de indios, etc., etc. 

Las Galerías del Establecimiento son lujosas y elegantes. 

9a. Calle Oriente No. 9. Teléfono No. 729. 

Alberto G. Valdeavellano. 



CENTRAL AMERICAN TRADE |^j Bolsa 

La Ilustración Guatemalteca" gra n agencia de negocios 



AN ILLUSTRATED FORTNIGHTLY REVIEW 
CIRCULATION 2.000 COPIES 



The beat médium fot advertiong and reaching im- 
pottereof the 6ve Centra] American República. 

l'..r informatiotí as to ipace and ratea addreai the 
publishers. 

SÍGUERE. GUIROLA 6\ CÍA. 

" Guatemala Photo - Engraving Co." 

Taller completo de Fotograbados 

■ rítanlo* de hacer diaefioa A la orden y tomar f<>i 
pindfl rl grabado hato para la prenaa. 

Sfguere. Guirola & Cia. 



Saravia Hermanos. 

6a. Avenida Sur No. 14. Teléfono No. 626. 



Se vende ano muy barato y 

de poco uso. elegante y tic 
buenos muelles. En esta 
imprenta informarán. 




Retratos 



OE TODAS 

CLASES 



PRECIOS Y TAMAÑOS 

POI el DOtftbll ;i rt i-tii A 1- ROHM Vi 9 l"* trabnjo» tu 

i lit.nl. i ) liiji c.i i. >(<t^rann 

"EL SIGLO XX." 

9a. Calle Oriente Num. 0. 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



BANCO DE OCCIDENTE 

SUCURSAL EN GUATEMALA 

Capital pagado $1,500,000 

Fondo para dividendos 210,000 

Fondo para eventualidades 52,000 

Reserva 640,000 

Capital total... $2 402,000 

AGENCIAS: 

Retalhuleu E. Ascoli & Cía. 

San Felipe Max. Weinberg 

Mazatenango Gabriel E. Monzón 

Huehuetenango Manuel Pérez 

Hace toda clase de operaciones bancarias. Compra 
y expide giros sobre los Estados Unidos y Europa. 

Abona por depósitos á 3 meses 5% anual 
6 " 6 

DIRECCIÓN: 

Baltasar Estupinián. J. F. Policiano. Francisco Sagrini. 

J. V. Aparicio, Gerente. 

BANCO DE GUATEMALA 



ESTABLECIDO JULIO 15 DE 1895 

Capital Autorizado $10,000,000.00 

Capital Suscrito 2,500,000.00 

Capital Pagado 1,500,000.00 

Fondo de Reserva 980,640.00 

Fondo para Dividendos 15,000.00 

DIRECCIÓN : 

ENRIQUE NEIITZE, ADOLFO STAHL, FRANCISCO CAMACHO, 
FABRICIO HUBE. ANTONIO CARRERA, EMILIO G0DBAÜ1), 

CARLOS GALLUSSER, Gerente. 

10a. Calle Oriente No. 8. GUATEMALA. C. A. 

Banco Internacional de Guatemala. 

Capital Pagado $1,400,000.00 

Fondo de Reserva 1,370,000.00 

Fondo para Dividendos 232,376.56 

Fondo para Eventualidades 77,590.16 

Capital total $3,079,966.72 

El Banco abona por depósitos á 3 meses 5% anual 

6 " 6 " 

DIRECTORES: 

Antonio de Agutrre, J. Saturnino Tinoco, 

C. B. PULLIN, Gerente. 



W. J. Rhyder 

Negociante en Asuntos de 
( ¿r« Comercio y Finanza. 

Se atiende á toda clase de 
Negocios. 

8a. Avenida Sur No. 4 - GUATEMALA, C. A. 

Oficina de Compra y Venta de 

^•JOYAS^ 

— DE — 

JULIO ENDELMAN 

15 — CALLE REAL — 15 



Tiene constantemente un surtido com- 
pleto de finísimas joyas de 
última novedad. 



Teléfono No. 1328. 



GUATEMALA, C. A. 



.. 



LA PRINCESA 



J5 



Surtido completo de artículos para Señoras y Caballeros, 

Recibe novedades por todos los Vapores. 

En PERFUMERÍA y objetos para REGALOS, tiene un 

variado surtido, DE LO MEJOR, todo fabricado 

especialmente para esta casa. 

BHJOS DEL. HOTEL. L/NIOIS 

A los Artistas. 

El Comité Central de la Exposición Centro-Ameri- 
cana ha dispuesto que las Medallas y Diplomas que 
servirán para premiar á los expositores, sean hechos 
por artistas residentes en la República de Guatemala. 

En tal virtud se les excita para que presenten sus 
proyectos respectivos lo más pronto posible, pudiendo 
adquirir todos los informes necesarios en la Oficina 
Central de dos á tres de la tarde. 

Guatemala, 8 de Enero de 1897. 



LA ILUSTRACIÓN GUATEMALTECA 



Industria Nacional 

LIBROS DE PLANILLAS Y LIBRETOS PARA MOZOS. 

Papelería de Síguere, Guirola & Cía. 



6.900 VARAS CUADRADAS' 



Casa 



Se vende un lote de terreno de b.y<.Kj varas cuadra- , , , . 

atoada en la esquina de la Calle del Incienso v la - Se ^nde lu,a completamente nueva. Ion 

Avenida Elena; continuación de la gran avenida del tiene doce habitaciones, cuarto de baño y todos 

proyectado Barrio Cervantes. Precio v condiciones los adelantos modernos. Informaran 
muv favorables. 

SIGUERE. GUIROLA 4 CÍA. Siguere, Guirola & Cia. 

Richardson & Kelton 

IMPORTADORES DE MAQUINA RI A 

INSTALACIÓN DE 

Ingenios de Azúcar y Beneficios de Café 

GUATEMALA, C. A. 

Dr. Salvador Ortega -^ Se Vende "La Miniatura" 

DE LAS FACULTADES OE PARÍS Y GUATEMALA. Situada en la Avenida Elena, entre la 8a. y oa. 

Ofrece -us servicio-, al rAiblico, especialmente en lo Calle Poniente, detras del Santuario de Guadalupe. 

uue se refiere á enfermedades del oído, de la garganta, ,.., r ., illforlnes v condiciones dirigirse á 

de la laringe v de las fosas nasales v sus anexos. ° 

Consulta todos los días de i a 4 p. m. Siguerc, Guirola <1- Cia. 

Dirección: 1 1 Calle Oriente. No. 40 

Agentes de " La Ilustración Guatemalteca" 

Ramón Guarnan ....Quezaltenango 

(Peluquería de Londres) 

II - Antigua 

rlanuel Uufiei Cobán 

Landelino Gonzáles Livingston 

Antonio Pont Costa Rica 

José n Corpí no .San Bi 



Literatura Nacional 

En la Librería de J. M. Lardizibal y Cia., 
se encuentran 

" Alma Enferma " y " El Tiempo Viejo." 

Memorias de mt Juventud obra-- del DoctOT 
don Karaiin A Sala zar*